ACOMPÁÑANOS EN NUESTROS VIAJES

15 ene. 2011

PIRINEO ARAGONÉS y COSTA CANTÁBRICA julio 2009. 4

Viernes 24 de Julio

El buen descanso y el ambiente favorable me hizo sentirme optimista lo que casi nos cuesta un disgusto. Sin saber por donde iba y confiado solo en la orientación espacial enfilo algunas calles en dirección al mar, pero de repente y sin saber cómo, me encuentro en una, que solo era para bicicletas,( de eso me di cuenta después ya que además la calzada estaba pintada de azul ) flanqueada por enormes bolardos metálicos y que a cada metro que avanzábamos se iba estrechando más y más hasta que la calle giraba en un ángulo de noventa grados perfecto.










Ningún problema para las bicicletas, pero claro, con el trasto que llevamos, fue de infarto, parado, pensando que la maniobra tenía que salir a la primera porque imposible pensar en salir dando marcha atrás. Muy despacito, muy despacito, mirando por todos los espejos al mismo tiempo, controlando los flancos que pasaban a milímetros de los bolardos metálicos que me parecían que iban creciendo a cada metro que avanzaba.. ¡ qué sudores ! Sin verlos, adivinaba la cantidad de gente que en silencio se pararon a ver al inconsciente que se metió por aquel sitio para bicicletas con semejante vehículo de mas de siete metros. Les faltó aplaudir cuando consigo enfilar de frente y todavía muy, muy despacito, hacia el final de ésa ratonera sin ninguna rozadura y que por fin desembocaba en una avenida “normal”.

 Que manera mas dura de ir aprendiendo a circular convenientemente. La experiencia es un grado, o dos, según.
A estas alturas llevaba solo unos 1.700 kilómetros manejando la “Milonguera” por lo que los excesos de confianza pueden dar problemas. Acumulando experiencia por la vía rápida.

  Después de esos momentos tan tensos cualquier carretera por estrecha que fuese me parecía una autovía al Cielo. Enfilé buscando la salida hacia Irún por la antigua Nacional I, lo que no fue difícil, pero sí demencial por la congestión de tráfico a esas horas de un viernes soleado saliendo de San Sebastián con la calzada de un solo carril. Hernani, Renteria, Pasajes, recordaba muchos lugares que tantas veces vi desde el tren los años que estuve viajando hasta Hendaya en el ya desaparecido tren postal.

Paseo peatonal hacia el espolón

Que bien nos vino la información que nos facilitó el amigo madrileño para llegar al parking del puerto de Fuenterrabía. Ahora se accede por las afueras de la localidad y lo encontramos enseguida. Nada mas entrar aparcamos fácilmente y no perdemos tiempo en salir a ver el pueblo. Ya lo conocíamos, Flor y yo estuvimos aquí hace años en unas vacaciones que aprovechando el tren postal y la casa que teníamos alquilada aquí todos los compañeros del trabajo nos pasamos un buen fin de semana.

Fuenterrabia. Barrio de pescadores.

No nos importó en absoluto el haber estado ya aquí, merece mucho la pena, además nos hacía ilusión volver a este sitio encantador pero en estas circunstancias... con nuestra casa a todas partes. Muchas fotos por todo el pueblo, recordando los rincones en los que se inspiró Flor para sus primeras acuarelas hace ya muchos años. Volvimos ya cansados de tanto deambular y buscamos un asentamiento definitivo descubriendo al final de todo el nuevo complejo deportivo y junto a la playa el enorme aparcamiento donde ya se encontraban una gran cantidad de autocaravanas, aún así, con mucho sitio por todas partes.

Fuenterrabia


A las 18:30 nos ubicamos definitivamente sin complicaciones. Dos huecos a la derecha tenemos un camión de transporte Checo con una pareja que debían llevar mucho tiempo acampados y dos huecos a nuestra izquierda se colocan después que nosotros otra pareja con una Knaus Integral con quienes posteriormente llegaríamos a entablar una estupenda relación. Nos saludamos cuando hacen la maniobra pero sin más.



  Damos un tranquilo paseo por los alrededores donde se encuentra el puerto deportivo, que no existía cuando yo viajé por aquí, y el espolón que se asoma a la bahía de Txingudi y que es la desembocadura del Bidasoa haciendo frontera con Francia que la tenemos justo enfrente del espolón. Se ve perfectamente toda Hendaya con su puerto, sus urbanizaciones y su enorme playa. No quisimos pasar la “muga” por recomendaciones del vendedor de la autocaravana, la documentación que tenemos todavía es la provisional y no conviene en esas circunstancias salir al extranjero por posibles problemas con el seguro en caso de un accidente.

Cenamos tranquilamente y repasamos las fotos en el portátil porque la televisión se ve a medias, algo de los gabachos y la E.T.B. pero malamente. Viendo una película nos damos cuenta que a lo largo de la tarde se han ido congregando en un extremo del parking pero no lejos de donde estamos una jartá de gitanos que han ido conformando algo así como un autentico campamento de lo mismo y a estas alturas de la noche ya se hacen notar de lo lindo, hasta tal punto que era la una y los críos seguían jugando y correteando por todo el parking entre las autocaravanas y sus padres tan a gusto sentados en un gran círculo allí de tertulia.

Sábado 25 de Julio

Plaza junto al Parador.

A pesar de lo tarde que se hizo la cosa no fue a más y conseguimos dormir placenteramente. Amanece un día radiante y después de desayunar y antes de salir a deambular por el pueblo asistimos a un fenómeno desconocido para los de la meseta pero muy corriente por aquí. “El Tsunami playero” o la paranoia del día soleado. Anuncian los medios de comunicación que sale un fin de semana con buen tiempo general. La locura. Todo el mundo sale a la playa, pero todo el mundo, sin excepción y a la vez, y con prisas, con muchas prisas.. por si se han equivocado los del tiempo... y ya se sabe, a buscar sitio para aparcar. De locos.



En cuestión de minutos es imposible saber la cantidad de coches que han llegado al aparcamiento no dejando ni un metro cuadrado de asfalto sin ocupar. Follón, mogollón por todas partes, alguna voz mas alta que la otra porque la rueda la has puesto encima o debajo de no sé donde...porque casi me rozas..increíble. Por llegar a tiempo de ocupar un sitio en el aparcamiento y luego en la playa, esta gente pierde los papeles fácilmente  como jamás he visto. Y si no el tipejo que se nos puso justo al lado de la puerta. Llega con una furgoneta grande de reparto, acelerado, sudando, reculando a una velocidad inapropiada para aparcar.. por si alguien le quita el sitio. Me da el tiempo justo de bajar la ventana lateral porque veía que la rompía, y le digo desde la cabina que se había arrimado tanto que no podíamos abrir la puerta para poder salir. Que nó, que nó, -dice- que había aparcado bien y que estaba entre las rayas del aparcamiento. La parienta que llevaba dice en voz alta, solo para que la oigamos, pero sin dirigirse a nosotros, “que se aguanten porque esto es un aparcamiento y no un camping”. Al fin parece que se da cuenta de que NO PODÍAMOS SALIR DE NUESTRO VEHÍCULO y rectifica un poco maniobrando lo justo para dejarnos salir por la puerta pero de costado. Visto el panorama general preferimos pasar del tema e ir a lo nuestro.



Queríamos ver el pueblo pero mas detenidamente por lo que nos preparamos con lo necesario para estar toda la mañana caminando y cuando salimos, estos personajes impresentables ya se habían ido a la playa.? El trayecto desde el aparcamiento hasta el pueblo fue todo un espectáculo con aquella neurosis colectiva...una recopilación de broncas y malos modos, y con el calor que hacía. Recorrimos tranquilamente todo el pueblo, así da gusto, sin prisas y entre las sombras de la callejuelas antiguas y preciosas de esta villa marinera. Volvemos al parking a comer y vemos que los vecinos de nuestra izquierda, en el espacio que había entre ambos, habían colocado un coche hasta la mitad y extendido el toldo de la Ac de manera que tenían sombra en la otra mitad del espacio de aparcamiento. Hábil maniobra que les permitía sacar las mesas y sillas para una comida familiar ya que como aparcamiento que es, no está permitido “acampar” como en tantos sitios se advierte con buen criterio. Que diferencia de comportamiento con los del “furgoneto” del otro lado, hasta incluso, cuando vieron que bajábamos una ventana que daba a su lado, enseguida nos preguntaron que si nos íbamos a echar la siesta. Ellos sí lo hicieron por lo que nosotros también contribuimos a continuar con tan saludable tradición.

El Cantábrico desde la plaza del Parador.

 Al despertar de un ligero descanso, cafetito frío de la nevera, y Flor se pone a dibujar y pintar y yo decido probar suerte con la pesca, porque las cañas las hemos traído también de vacaciones. Lo de probar suerte con la pesca es mas una pose que una esperanza de conseguir algún bicho. Es muy agradable de todas formas, ponerse junto al mar un buen rato cuando el calor ya no aprieta, viendo pasar los veleros, franceses y de aquí, grandes y pequeños, el aeropuerto y la maniobra que tienen que realizar los aviones para aterrizar entrando por la vertical de Hendaya. Se adivinan a lo lejos las Peñas de Aya, al otro lado el Jaizquibel, en fin, lo que tiene el mar..... de todo menos peces.
  Flor sigue pintando aprovechando la enorme luminosidad que ofrecen las claraboyas de la Milonguera y que en éste caso le permite trabajar hasta muy tarde con luz natural. Después de una de nuestras cenas con ensalada fría me salgo a fumar fuera y coincido con la vecina que puesta “ en jarras “ no deja de observar el “campamento gitano” que a la caída de la tarde parece que ha crecido cuando ya se han marchado la mayoría de los playeros y han dejado libre grandes espacios en el aparcamiento.



Nos saludamos y entablamos conversación a propósito del numerito de la noche anterior de los gitanos, pero la conversación continúa por todos los temas típicos de estos casos.. que de donde somos?...que cuanto tiempo viajamos en autocaravana?...etc, etc, Se llama Lina y sale su marido Miguel y también Flor que ha terminado de pintar por hoy, y mira por donde resulta que les gusta mucho la acuarela y son de San Sebastián, les comentamos lo mucho que siempre nos ha gustado ésa ciudad, total hasta las tantas allí de tertulia agradable hasta que a todos nos va venciendo el sueño y decidimos continuar al día siguiente, que visto el panorama del fin de semana hemos decidido no movernos de allí porque donde vayamos estará todo a tope. Esperaremos al lunes para seguir por otros sitios.

Domingo 26 de Julio





El domingo lo tomamos con mucha tranquilidad. Subimos nuevamente a la parte alta de Fuenterrabía contactando con una galería de arte que hay en la plaza del Parador, Otzazki, y también charlamos un buen rato con un pintor local que pintaba y vendía por la calle. Enorme ambiente veraniego por todas partes. Antes de comer nuestros vecinos Lina y Miguel compraron a Flor dos apuntes de los que allí tenía y visto lo que a nosotros nos gustó San Sebastián, le encargaron un cuadro grande de la zona del Peine de los Vientos, en Ondarreta, lugar preferido de Lina. Cosa que no me extraña en absoluto porque es precioso.



 Pasó la tarde apaciblemente entre siesta, paseos por el puerto pesquero, el espolón, mas intentos de pesca...y el espectáculo de la retirada y recogida del campamento gitano. ¡¡La que montaron para salir de allí!!. Por curiosidad conté siete “fregonetas” cinco caravanas con sus respectivos coches y una autocaravana. Eran de Vitoria y parecía que tenían “gula” para moverse y hacer a su antojo por todas partes. Pescaban en el puerto deportivo junto a los carteles que lo prohibían expresamente, ocuparon medio aparcamiento con sillas y mesas con jaleo hasta altas horas de la noche y en todas estas situaciones cuando pasaba la policía local los miraban detenidamente pero nada más. Sin comentarios.

Puerto deportivo junto a la zona del aparcamiento.

  Lina y Miguel se marcharon a media tarde, con intercambio previo de direcciones e-mail, teléfonos, etc... y agradeciéndoles su grata compañía. Cuando cayó la noche aquello parecía otro sitio completamente diferente. Solo el camión de los Checos seguía y alguna que otra Ac diseminada.


Volvimos a sentir la sensación de soledad y tranquilidad.


Siguiente entrada: Pirineo aragonés y costa cantábrica (5)


Si te ha gustado esta entrada y la información que incluimos te ha sido útil..... agradecería tu g +1
recomienda este blog en google.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...