ACOMPÁÑANOS EN NUESTROS VIAJES

23 jun. 2012

PORTUGAL, CENTRO. 4. Óbidos y Peniche




VIERNES 2.3.2012

Con la fantástica sensación que nos ha dejado la visita a Coimbra, emprendemos la marcha hacia nuestro nuevo destino, Óbidos y la Feria Internacional del Chocolate que celebran allí anualmente durante todos los fines de semana del mes de marzo.


Vista de Óbidos desde el área

Esta vez el trayecto se hace mas cómodo y rápido, a pesar de ser viernes por la tarde no había mucha circulación. Llegamos casi oscureciendo al área privada que hay en Óbidos con unas bonitas vistas sobre el pueblo y que está junto a un acueducto que parece romano pero es del siglo XVI. Encontramos sitio fácilmente, no había demasiada gente. N 39º 21'22.97" W 09º 09'25.63". Carretera N-114.

Entrada del área a la derecha. 


Ya bien instalados nos vamos a conocer el ambiente nocturno de este pequeño pueblecito con su afamada feria de chocolate. El núcleo del festival estaba  en el recinto interior del castillo y costaba 7€ por persona, no sabemos si una vez dentro con el precio de la entrada hay “barra libre” y te puedes atiborrar de chocolate.......¡peligrossssssssso! o por el contrario tienes que ir adquiriendo tus preferencias como en las tiendas, no lo sabemos porque  al final no entramos.




Nos encontramos nuevamente con que no dejan pasar animales de compañía a pesar de estar al aire libre. Tila, la perrita de nuestros amigos, no está acostumbrada a quedarse sola, por eso siempre acompaña  a sus dueños que  la adoran y nosotros lo entendemos perfectamente.

Entrada al Castillo



Decidimos que  Paco no se quedaría  fuera con Tila, a fin de cuentas, la feria de Óbidos ha sido un pretexto para pasar unos días juntos, no es importante para nosotros entrar o no; nos gustan los dulces como a todo el mundo pero no nos quedamos clavados delante de un escaparate, sin embargo, Paco si que es un gourmet de la pastelería, no hubiera sido justo. Además por todas las calles del pueblo desde la misma entrada, puerta si y puerta también se encuentran numerosísimas tiendas abiertas y toda clase de puestecillos ofreciendo su variedades suculentas, así que no nos quedaríamos sin disfrutar de calorías chocolateras bajo ningún concepto.




El pueblo es muy llamativo con sus casitas bajas y todas las calles empedradas con esos bonitos y característicos adoquines que ponen en todas las calles de ciudades y pueblos portugueses y que les deben ahorrar un pastón en arreglos de asfalto. El ambiente nocturno del festival hace que todas las tiendas permanezcan abiertas hasta muy tarde, a pesar de esto, no hay mucha afluencia de visitantes por lo menos hoy a estas horas, así que nuestro paseo nocturno nos permite callejear con tranquilidad.
Subimos hasta la entrada del castillo que tiene un aspecto impresionante desde fuera, tendremos que volver en otra ocasión para verlo mas tranquilamente sin feria de chocolate porque es  considerado, según hemos leído, una de las siete maravillas de Portugal, algunas de las cuales tenemos previsto visitar en éste viaje, pero además, Óbidos tiene un original santuario barroco dedicado al Señor de la Piedra y multitud de iglesias, en fin, que hay que visitarlo como merece.



Continuamos nuestro paseo nocturno a lo largo de la gran muralla que domina  con sus almenas el perfil de la ciudad. Los escasos focos que la iluminan hacen que nuestro paseo adquiera un cierto gustillo de trasiego medieval. Desde lo alto y por la noche todo es mucho mas mágico.

SÁBADO 3.3.2012

Descansamos muy a gusto y  nos levantamos  sin  prisas.
Por la noche ha llovido y nos hemos encontrado en los limpiaparabrisas, dentro de una bolsita de plástico transparente, la factura de la pernocta con instrucciones para introducir  en esa misma bolsa los 6 € del coste de las 24 horas y para que la depositemos en un buzón específico que tienen en la casita situada en la entrada del área. Está claro que los dueños del área  de Óbidos saben que los autocaravanistas somos buena gente  y se fían.

Señora vendiendo su artesanía en el arco de entrada de la muralla.

Hoy es el día en que nuestros amigos Mary Carmen y Paco vuelven a Málaga, pero antes tenemos tiempo de conocer el pueblo de día. Así pues volvemos a callejear y siguen cayendo pastelitos y chocolates para el momento y para llevar  de vuelta a casa y que los prueben los que se han quedado en Madrid y en Málaga.  Las calles están mas animadas y empiezan a llenarse los aparcamientos de turismos y autocares. Visitamos la Iglesia de Santa María, reconstruida por D. Alfonso Enríquez, sobre otra edificación se cree que de origen árabe. Por dentro sus paredes están completamente tapizadas por azulejos del siglo XVIII  y techos cubiertos de pinturas sobre madera,  pero sobretodo hay una hermosa colección de pinturas de una artista sevillana cuyos padres eran de aquí, donde regresaron cuando la pintora era prácticamente una niña. Conocida como Josefa de Óbidos, en realidad Josefa de Ayala, mujer poco convencional en su época y uno de los escasos ejemplos de artistas  pintoras  que destacaron en la Historia del Arte universal durante el siglo XVII.

Iglesia de Santa María.
Pinturas de Josefa de Ayala ( Josefa de Óbidos ). Iglesia de Santa María.
Es momento de despedirnos. Nuestros amigos comienzan su viaje de regreso, nosotros continuaremos nuestro recorrido solos, unos cuantos días mas. Era nuestra primera experiencia de viajar con otra autocaravana y ha sido muy buena, sin duda repetiremos porque hemos pasado juntos unos días diferentes, divertidos y muy buenos, con charlas de todo tipo, enriquecedoras e intercambio de experiencias. Hasta la próxima amigos. 



Una vez solos, repostamos y vaciamos en el área y nos dirigimos a Peniche que se encuentra muy cerca de Óbidos.




Nos apetecía contemplar la puesta del sol sobre el Atlántico desde la costa portuguesa, pero el día había amanecido muy nublado. Llevábamos referencias de la playa de Baleal, donde habíamos leído que se puede pernoctar y que tiene Wifi gratis a lo largo de toda la playa.
N 30º 22'22" W 09º 20'11".



Nos detenemos en un amplísimo aparcamiento mirando el oleaje donde había varias autocaravanas, turismos con jóvenes winsurfistas, una estrecha franja de tierra con el mar a ambos lados que comunica con una pequeña península. Un sitio precioso.
Llegamos a la hora de comer y por la tarde aprovechamos la cobertura Wifi  para mandar unos e-mails y echar un vistazo en algunos blogs de Portugal, nos tomamos con tranquilidad el resto de la tarde, lloviznaba a ratos y hacía un intenso viento que siguió azotando durante la tarde y la noche hasta el día siguiente. Paseo, Internet, fotos y películas hasta que el sueño nos fue venciendo.




Unas ocho autocaravanas nos quedamos a dormir allí mismo, parecía un sitio idílico hasta que a eso de la una de la madrugada nos despertamos sobresaltados por unos fuertes chirridos de neumáticos y la inequívoca música machacona rapera típica de las zonas de juerga juveniles. Sábado junto a la playa y un chiringuito abierto, mala combinación en cualquier sitio. Menos mal que a las 3 en punto cuando ya estábamos a punto de levantarnos para buscar otro lugar, cesó la tortura y desaparecieron instantáneamente, volviendo la mas absoluta de las tranquilidades, el resto de la noche perfecta.
No hemos podido contemplar las puestas de sol sobre el Atlántico. ha estado todo el día muy nublado y amanece igual, otra vez será.

PRÓXIMO DESTINO........ALCOBAÇA 


Si te ha gustado esta entrada y la información que incluimos te ha sido útil..... agradecería tu g +1
recomienda este blog en google.


4 comentarios:

Mari-Pi-R dijo...

Que pueblo mas encantador, el arco de entrada de la muralla todo una maravilla así que la Iglesia de Santa María.
Veo que teneis un viaje acompañado de dulces, que lo disfruteis.

Conrad dijo...

Sin duda, debo obligarme a vivir más despacio y dejarme más tiempo para disfrutar leyendo viajes como el vuestro, que en este caso es además recuerdo de muchos de los lugares que visitamos hace años, e inspiración para otros a los que igual vayamos el próximo agosto.

Gracias por el relato y las fotos.

elviajerosinprisa dijo...

Hola Mari-Pi-R.
LLevamos mucho tiempo desconectados de Internet por obras en casa interminables, por eso no habíamos visto tu comentario. Fue una visita muy dulce porque en esta ocasión íbamos con buena compañía.
Gracias y un saludo.

elviajerosinprisa dijo...

Hola amigo Conrad. Siempre un placer saber de vosotros.
Difícil planteamiento el tuyo con los tiempos que corren, sobre todo si os embarcáis en proyectos como ON ROAD MAGAZINE, que vemos con ilusión que sigue adelante.
Quizás tengas que esperar a cumplir bastantes mas años para poder "vivir sin prisas".... privilegios de la edad.... si nos dejan.
Te añadiría que lo mejor de Portugal es su gente y siempre es un placer visitarlos.
Gracias siempre a vosotros. Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...