ACOMPÁÑANOS EN NUESTROS VIAJES

8 ago. 2011

ALEMANIA Y AUSTRIA POR FRANCIA Y SUIZA (I)



Lunes 04 Julio 2011

  No veíamos el momento de salir . Estas vacaciones se nos han complicado al inicio con esos temas que tienen un año entero para aparecer y  que siempre te están esperando en las fechas mas inapropiadas,  además no han sido pocos. 

  El calor,....el insoportable calor de julio en Madrid y para mas INRI se suma las incertidumbres  de los primeros casos del tema E-coli, no es por nada pero si en España no había ningún caso y eran los alemanes los que tenían problemas........¿no será que nos quieren cargar algún muerto? Por si acaso incluso pensamos cambiar nuestro plan de vacaciones y evitar Alemania. Habíamos empezado a planificar la ruta clásica por Alemania,  la Selva Negra y de paso cruzar a Austria y visitar este país de ensueño que hace mas de treinta años cuando éramos jóvenes mochileros  nos dejo impactados viajando a bordo del valiente Citroen Dyane 6, nuestra  tienda de campaña canadiense, que por cierto, aún conservamos en el trastero por puro romanticismo.

  Veníamos planeando el viaje bastante bien con folletos que nos proporcionaron en las oficinas de turismo de Alemania y Austria en Madrid y en los foros de AC Pasión. También tomamos referencias de  estupendos relatos que otros autocaravanistas  dejan escritos en sus blogs;  maravillosas aportaciones de tanta gente sobre  las que uno puede  abocetar  un proyecto de viaje. Gracias a ellos nos haríamos una idea muy cercana de lo que nos encontraríamos y elegir  que nos apetecía visitar. Pero los inconvenientes parecía que no nos abandonaban, además, justo el año en el que mas vacaciones teníamos para disfrutar..... bueno cosas que pasan; por eso nos presentamos en  el día cuatro y tuvimos que forzar la situación. A primera hora  mientras yo salía para hacer unas compras de último momento, Flor en casa terminaba de arreglar algunas cosas mas; total se nos hicieron  las 14,30 cundo salíamos del aparcamiento nuevo donde ahora duerme “la Milonguera”.

  Para llegar a la Selva Negra desde Madrid decidimos, no sé si con acierto o no, tirar recto en el mapa para lo cual íbamos a cruzar los Pirineos por el centro, mas o menos. El túnel de Bielsa nos esperaba y desde allí teníamos un destino ineludible. Pilla de paso por esa zona la ciudad de Albí. El Museo Toulouse Lautrec, eso  es innegociable, hay que verlo como sea.

  Aunque no parece una hora muy lógica para salir a un viaje tan largo, realmente nos daba igual, solo queríamos salir de una vez. Llegar hasta el túnel de Bielsa saliendo a esa hora de Madrid en el mes de julio es toda una temeridad. El aire acondicionado se convierte en el invento mas adorado en una circunstancia semejante.  Y las buenas  autovías sin peaje hacen el resto.

  Hasta Huesca ni te enteras si no hay obras  (que las había), y a partir de Barbastro ya oscurecido pero las carreteras son cómodas.

  Una parada obligada en el mirador que se asoma al pantano de Mediano. Aquí paramos  en nuestro primer viaje de estreno con la autocaravana, es un buen lugar para fumarse un cigarrito y estirar las piernas en un bonito paisaje. Entrañables recuerdos.


Dado lo avanzado de la hora decidimos pernoctar en Ainsa.

  El primer lugar que recordábamos era el aparcamiento que hay en la entrada del pueblo, ahora con una flamante rotonda de reciente construcción. Lo de las rotondas ya no es solo en Francia, ya se va extendiendo cada vez mas  también por España.

  Había cinco o seis A.C. y varios turismos pero sin sitio para nosotros. Nos fuimos al siguiente lugar que recordábamos pero la feria semanal se celebraba al día siguiente y estaba prohibido aparcar. Así que recurrimos al tercero y resultó perfecto( incluso hay dos aparcamientos mas ). Dormimos tranquilos y descansamos bien aunque a pesar de estar en Ainsa hizo bastante calor.
N 42º 24’ 49’’  E 0º 08’ 29’’.  Primera noche del viaje (527 kms.) 

Martes 05 Julio 2011

  Al desayunar nos dimos cuenta que el parking se estaba llenando de coches de la gente que iba al mercadillo cercano y nos estaban empezando a encerrar preocupantemente, por lo que salimos y nos detuvimos hacia las afueras para  visitar el mercadillo por si encontrábamos algo interesante que comprar antes de entrar en Francia. Comparando con el estupendo mercadillo que tenemos en nuestro barrio estos precios son bastante mas elevados; como llevábamos suficientes víveres, nos limitamos a comprar una macetita de hierbabuena que nos acompañó todas las vacaciones, desprende  un agradable aroma y sirve para aliñar nuestras ensaladas. 
¡Carretera y manta! Hacia Francia. 


  El recorrido hasta Bielsa sigue siendo tan precioso como lo recordábamos  cuando estuvimos pernoctando en el valle de Pineta hace dos años. A partir de aquí ya rodábamos por territorio desconocido y nuevo para nosotros. ¡Esa fantástica sensación de tener bastantes días por delante que esperamos durante once meses cada año!.
  Justo a la entrada del túnel, nos detiene un semáforo durante un buen rato. Están en obras y solo hay habilitado un carril y dan el paso alternativamente. Durante la larga detención, motores apagados, sentimos la agradable sensación del viento fresco y fino de las cotas altas de la montaña. Aire limpio, puro y transparente. ¡Que siempre dure así! .
  Entramos al túnel en España y salimos en Francia. 579 kms desde que salimos de Madrid. Aquí el paisaje cambia radicalmente. A la entrada del túnel en el lado español, predominan los bosques tupidos de hoja caduca, sin embargo aquí en Francia nos reciben con prados de altura desprovistos casi de vegetación.



  La bajada es larga, con curvas bastante acentuadas y fuertes pendientes que en ocasiones hacen muy lento el avance por los primeros kilómetros entre nuestros vecinos. Hasta que no llegamos a Arreau no cesan los fuertes desniveles pero en un día soleado como hoy, sin prisa, conseguimos ir disfrutando de estos paisajes tan preciosos como tranquilos.


  A la altura de Boudrac por la D34, encontramos un aparcamiento junto a la rotonda correspondiente con mesas y sillas de piedra, lo que nos indujo a detenernos para comer. Una  imagen amable y agradecida del Midi Pyrineé. Estamos solos junto a un pequeño pueblo rodeados de una frondosa vegetación por todas partes, solamente los saludos de otros autocaravanistas, hacían paréntesis en aquella sensación del tiempo detenido.


  Hasta Albí, una vez mas, configuré el Tom Tom para que nos llevase fuera de los peajes. Ahora circulábamos por carreteras comarcales, pero que muy comarcales, en paralelo a los Pirineos, a nuestra derecha,  no dejamos de verlos durante mucho tiempo, subiendo y bajando constantemente por onduladas colinas verdes, cuando en dirección a Aurignac, nos encontramos con una señal de esas provisionales, no de tráfico, que ponía “ROUTE BARRÉE” a no muchos kilómetros.¿Qué querrá decir? Estos franceses nos quieren mandar a barrer carreteras, nos reíamos.....nuestro tonton continuaba dirigiéndonos.


  Se repetía la señal en los cruces, en las pequeñas poblaciones, cada vez faltaban menos kilómetros para llegar "a barrer". La circulación en general continuaba, es decir, nos encontrábamos con vehículos de frente y los que nos adelantaban continuaban en nuestra misma dirección. No entendíamos lo que podía significar, hasta que a la salida de una curva nos encontramos con una hermosa BARRERA y la carretera completamente cortada en toda su anchura y con toda la maquinaria de Obras Públicas francesas allí trabajando. Ya sabemos lo que significa “ ROUTE BARRÉE”. ¡¡Bonita manera de aprender idiomas!!;  pudimos dar la vuelta aprovechando un pequeño camino de tierra.
Ahora comprendía por qué nos miraban de aquella manera los paisanos de por allí, sobre todo cuando íbamos de vuelta por el mismo sitio, pero ahora yo les miraba solo de reojo. Regresamos  pero el Tom Tom que no hacía mas que reconfigurarse seguía insistiendo en dar la vuelta, como si el único sitio posible para llegar hasta Albí fuese por aquella carretera cortada.


  Tuvimos que recurrir al mapa, pero estos pueblecitos  pequeños y estas carreteras, ya no comarcales, sino locales, no aparecían en nuestro mapa . En estas circunstancias o apagas el Tom tom o le dejas que siga insistiendo en que cuando pueda dé la vuelta. 
  Había que alejarse de esa zona para que encontrase otra ruta, pero no era el caso, nos seguía insistiendo en que diésemos la vuelta. Tampoco teníamos el recurso de preguntar a nadie porque sencillamente no encontrábamos a nadie por medio del campo.


  Se me ocurrió (no hay nada como la experiencia) que nos llevase hasta Gaudens desde dondequiera que estuviésemos porque era la única localidad con cierto tamaño que aparecía en línea recta hacia Albí.
Acierto pleno,¡ pero por qué sitios nos llevó !. Había algunos tramos de carretera que parecían los caminos de acceso a las granjas que luego resultaban ser pequeños pueblecitos, solo se veían vehículos todo terreno y carros de labranza. Durante una buena tirada de kilómetros fuimos en esas condiciones hasta que de pronto apareció una carretera como Dios manda, con su asfalto, con sus pinturas en el suelo, sus señales de tráfico.¿ Por donde iríamos que para acceder a ella casi clavamos el morro en el asfalto antes de hacer la incorporación ?.


  Por fin podemos conducir poniendo ya la cuarta, la quinta y hasta la sexta marcha e inmediatamente pillamos la autovía de circunvalación a Toulouse y la continuación hasta Albí. Al final todo bien a pesar de este tramo tan engorroso pero que nos ha posibilitado saber lo bonita que es la campiña francesa.

Nos dirigimos a Albí


Si te ha gustado esta entrada y la información que incluimos te ha sido útil..... agradecería tu g +1
recomienda este blog en google.



1 comentario:

Abuela Ciber dijo...

Te dejo cariños y el deseos de una buena semana junto a este pensamiento leído:

Lo admirable no es que existan las estrellas sino que el hombre haya podido dar cuenta de su existencia.
Anatole Francie

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...