ACOMPÁÑANOS EN NUESTROS VIAJES

29 nov. 2011

LINDAU. ALEMANIA Y AUSTRIA POR FRANCIA Y SUIZA.9


Viernes 13 de julio 2011

  Nos vamos con buen sabor de boca de Mersburg hacia Lindau arreciendo la lluvia cada vez con mas fuerza.
  A la entrada de Lindau paramos en un parking muy amplio y despejado, gratuito, con la intención de comer antes de localizar un área, N 47º33’39’’ E 09º41’43’’,  pero aparece una en el Tom Tom a unos 800 metros de donde nos encontrábamos, así es que allí nos dirigimos. El área donde llegamos se veía fantástica, muy amplia, cómoda para maniobrar, llana, asfaltada rodeada de arboles y con muchas autocaravanas.  N 47º33’30’’ E 09º42’02’’.



Resultó ser un aparcamiento por horas donde se permite la pernocta a las autocaravanas e incluso alguna caravana por lo amplio y despejado que es. En un extremo existe un borne de carga y descarga, aguas negras y conexión eléctrica, pagando aparte.
El dilema viene a la hora de entender cuanto cuesta la pernocta y como se paga. Hay varios cajeros automáticos con moneda o tarjetas pero no necesitamos de momento utilizarlos. Espero a que una señora alemana pague primero el aparcamiento  para ver como funciona y resulta que se tragaba todas las monedas sin soltar el tiket. Se cabrea la mujer aunque no se le notaba mucho, ya sabemos que son poco expresivos; viene el marido, no sé para qué, iden de iden, se vuelve a tragar mas monedas. Si ellos no lo entienden imagina un habitante de la península Ibérica. No había que saber idiomas. Ese cajero estaba estropeado y había que irse a otro donde había mayor cantidad de instrucciones, aunque exclusivamente en alemán, pero empiezo a sacar alguna conclusión.

 Una hora 1,50 €, pero la dificultad con el idioma, que no te permite intuir nada, es que hacía referencia a las wanhmobile con un precio determinado para 24 h. No parecía razonable porque salía casi igual que una hora. Me fijo en un francés que paga, pone el ticket en su auto y se van, éste debía saber mas idiomas que yo. Me acerco para ver qué pone el ticket. En él figuraba la cantidad de euros que había introducido e impresa, la hora de finalización de su  tiempo de aparcamiento. Esto se iba aclarando. Llegan unos ingleses y me acerco a éllos, sin bajarse de la auto, entre los dos, conseguimos aclararnos.

  Resulta que la primera hora es por 1,50 €, pero cada hora más eran 0,70 €, de tal manera que primero tenías que saber el tiempo que ibas a estar estacionado y calcular cuantos euros suponen, así, según el dinero que introduzcas tienes mas o menos tiempo de aparcamiento. Un auténtico embrollo típico de los alemanes que a veces parece que les gusta complicarse la vida.

Resuelto el dilema, comemos tranquilamente y nos preparamos para visitar Lindau. Chubasqueros y  paraguas en mano porque la lluvia arreciaba, salimos con la única referencia de unos planos de la ciudad que vimos en la marquesina de la parada de autobús que hay a la entrada del área. Memorizando esos planos, caminamos hacia donde creíamos que se encontraba el centro de Lindau. Después de un buen rato “danzando bajo la lluvia”, nos empezamos a calar, y venga caminar, mas calles, todas amplias, muy largas, muy arboladas. Contribuyó a nuestra desorientación que las calles no eran rectas, sino redondeadas, como si estuviéramos en una especie de caracol. casitas unifamiliares con grandes jardines, pero nada del casco viejo, no aparecía por ninguna parte, tampoco veíamos alguna referencia como torres o campanarios.

Pasado un largo trayecto y ya bastante desesperados, Flor se decide a preguntar en el primer sitio que encontramos abierto al público, una farmacia. Intentando hacerse entender por señas, la seriedad que mostraban, tanto el dueño como la empleada, no lo entiendo porque no llevábamos mala pinta, parecían desconfiar por algún motivo, aunque pronto se tornó en una amabilidad exquisita. Del interior de la farmacia salió la empleada con una fotocopia de un plano de la ciudad indicándonos donde estábamos y por donde debíamos continuar para llegar al centro. Al fin, los tres, porque también se unió a las explicaciones una clienta de edad avanzada, nos mostraron la cara mas amable de los alemanes, siempre complacientes y dispuestos a echarte una mano cuando se dan cuenta que gracias a su puñetero idioma, te encuentras mas perdido que carracuca. Agradables, educados y dispuestos.

Fachada del antiguo Ayuntamiento (s.XV) 
 Con nuestro flamante plano en la mano salimos a la calle donde la lluvia continúa cayendo con fuerza y el tránsito continuo de vehículos hacía muy incómodo movernos con comodidad. El plano sujetado con la mano al mismo tiempo que el paraguas, las cámaras de fotos colgando al cuello para que no se mojasen, los pies ya empezando a calarse y después de habernos dado cuenta de la cantidad de vueltas inútiles que habíamos estado dando durante horas, pues justo en ese momento, vemos una señal que indicaba la dirección del parking nº 4 a tan solo 800 metros de allí. Nos dimos cuenta enseguida  que la mejor opción era regresar a casita porque la tarde ya estaba echada a perder.
 Con la que estaba cayendo no se podía ir a ninguna parte y además a esas horas los posibles sitios a visitar ya estarían cerrados.
  Seguimos aquella señal de tráfico sin tener que desandar  todo el laberinto de calles que nos han traído hasta aquí, y rápidamente nos encontramos confortablemente “recogidos” en casa. ¡Qué placer!. Secos, un pequeño “tentempié”, y a dejar caer la lluvia el resto de la tarde. Flor con sus acuarelas, yo escribí algo de la ruta, luego repasamos fotos en el portátil y después de cenar, una pelí. “Autocaravanas forever”.
Como por allí no pasaba nadie, esperé hasta las doce de la noche y saqué el tiket calculando hasta las nueve de la mañana, total 6,30 €.



Jueves 14. Julio. 2011

La idea era no permanecer mas tiempo en ése aparcamiento, primero porque era de pago por tiempo y porque estaba bastante alejado de la isla donde está el centro histórico y el puerto. 
Así que nos acercamos con la auto hacia el centro (como ya teníamos mapa) y junto al parking mas cercano al puente que cruza hacia la isla (de pago, claro está) encontré un barrio residencial donde junto a otra autocaravana aparqué con suma comodidad. Un sitio idóneo por tranquilo, céntrico y despejado. Allí cabían otras dos o tres autocaravanas más. Un acierto porque desde éste lugar, caminando, estamos a un tiro de piedra. Solo hay que cruzar el puente de acceso a la isla durante un corto trecho. Quien vaya con bicicletas, miel sobre hojuelas, carriles bici por todas partes. 
Calle Hasenweidweg s/n. N 47º33’12’’ E 09º41’08’’


 The Mangturm, (s.XIII)
Del siglo XIII al XIX,
 sirvió de faro al puerto de Lindau




El día se fue aclarando, ya no llovía aunque permanecía muy nublado. El paseo hasta el centro es muy agradable. Inmensos y cuidadísimos jardines con mansiones familiares siempre asomándose al inmenso lago Constanza. 


  Accedemos al interior del recinto amurallado a través de una de sus puertas centenarias y nos encontramos con el entramado clásico de calles empedradas y estrechas en donde se ha conservado muy bien el ambiente clásico alemán. Las tiendas de souvenir para turistas están integradas con mucho acierto en el aspecto general de las fachadas medievales y sin aglomeraciones de ningún tipo, el resultado general en una visita rápida resulta muy agradable. 

Como podemos ver en el cartel, situado en el paseo marítimo  de  Lindau,
 está claro que  los alemanes no nos facilitan las cosas, no saben que los españoles no somos italianos.
No nos resulta ofensivo que nos confundan con la cuna del arte,
 pero.......¡¡Tiene hvs......la borreguita!!


  En la plaza de la iglesia nos encontramos con una exposición dedicada al 130 aniversario del nacimiento de Picasso. Una retrospectiva sobre el pintor malagueño, 50 obras, algunas de ellas se mostraban por primera vez al público por pertenecer a colecciones privadas. Dibujos, tintas, pasteles, acuarelas desde los inicios artísticos hasta el fin de su vida.
  Allí nos metemos sin remedio, había  muchísima gente visitando ésta exposición. Naturalmente, no había ni un triste folleto  en español.


Cuando salimos, el ambiente por las calles se ha transformado en multitudinario, parece que huelen cuando va a salir el sol. Animadísimas las calles alcanzamos el puerto donde se yerguen los dos emblemas de la ciudad. En un extremo de la entrada al puerto el león de Baviera, y cerrando dicha entrada por el otro lado, la torre del reloj y faro .



  El conjunto que forman la bocana del puerto flanqueada por estos dos imponentes monumentos, la iglesia de Mangtrum (s. XIII) y las típicas casitas junto a los barcos amarrados, hacen de este pequeño puerto un escaparate precioso para contemplar nuevamente la grandeza del lago Constanza, que permanentemente a la vista, ahora despejándose de nubes, deja asomar allá a lo lejos las primeras estribaciones de los Alpes ya en Suiza . 



Stadtmuseum Lindau


  Para matar el “gusanillo” que a estas horas casi siempre nos ataca, decidimos hacer cola y probar algún producto típico de por aquí. Durante la espera nos fijamos en lo que se vendía en aquella tienda abierta hacia la calle y donde los lugareños compraban para degustarlo sentados por los alrededores. Por cambiar y no repetir el bocata con salchichas de Frankfurt que probamos en Friburgo, nos decidimos por otros de carne pero sin saber nada de ellos, a pesar de las amables explicaciones que la “oronda” y simpática dependienta nos prodigaba. A todo le decíamos que sí, era imposible entender nada, ya veríamos luego. Hicimos como el resto, buscamos un asiento a la sombra y a por el bocata que resultó estar muy bueno. Tuvimos suerte porque en la misma calle donde estábamos confortablemente sentados comenzaron a tocar un cuarteto de músicos con instrumentos de cuerda y ya se sabe aquello de que con el estómago lleno y el alma serena todo se ve mucho mejor, hasta un tango tocaron para nuestro especial deleite. Y así con este delicioso final nos volvimos tranquilamente hacia la autocaravana con otro paseito cómodo y relajado entre parques y jardines, el puente y el omnipresente lago Constanza.





Si te ha gustado esta entrada y la información que incluimos te ha sido útil..... agradecería tu g +1
recomienda este blog en google.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...