ACOMPÁÑANOS EN NUESTROS VIAJES

16 mar. 2012

ESTRASBURGO: ALEMANIA Y AUSTRIA. 18


Viernes 22 julio 2011 

Hemos decidido a la vista del tiempo que nos queda, pegar un tirón hoy hasta Estrasburgo y comenzar el regreso lentamente hasta casa desde allí.
Preferimos volver haciendo etapas mas cortas por Francia que siempre ofrece sorpresas estupendas.
Para ello regresaremos por la misma carretera hasta Salzburgo, de allí hacia Munich, Stuttgart, Karlsruhe y ya bajar hasta Estrasburgo. Todo autobhan por lo que suponemos que llegaremos perfectamente y si no, pues por algún sitio pararemos y ya está. 
Fueron 615 kms. atravesando Alemania de este a oeste en donde te encuentras de todo, sol, lluvia, atascos, retenciones por accidente, gente curiosa y paisajes algo mas sosos pero el ritmo general es muy bueno y vemos que nos va a dar tiempo de pernoctar en Estrasburgo sin necesidad de forzar la marcha. Aún de día dejamos la autopista y cruzamos el Rhin por el puente que une Khel con Estrasburgo.


Ya estamos en Francia y nada mas cruzar el puente, este país nos recibe con el icono en el navegador de la primera área de servicio para autocaravanas, parece que nos estaban esperando.
Cerca del río nada mas pasar el puente, en un amplísimo parque se encuentra éste área gratuíta aunque sin servicios. Rue Des Cavaliers s/n N 48º 34' 11'' E 07º 47' 44''. A las 21,30 maniobramos y por fin descansamos de una jornada que se nos hizo algo pesada. Intentando averiguar si había algún lugar  para vaciar los depósitos, nos fijamos que hemos aparcado junto a una autocaravana española aunque en ese momento sus habitantes no estaban.
Después de cenar oímos a los vecinos que llegaban y salimos a saludarles, era una familia de Málaga, Mª Carmen, Paco, les acompañaban su hija Lourdes y una perrita Tila que nos hizo emocionarnos por su enorme parecido a nuestro ya desaparecido y recordado Rufo.
Conocer a esta familia fué el mejor bálsamo para terminar el día, era una gente estupenda, agradable y con muchos años y kilómetros a sus espaldas como autocaravanistas. Charlamos un rato y decidimos salir juntos al día siguiente hacia Estrasburgo.

Edificio de la antigua aduana


Sábado 23 julio 2011

Nos ponemos en marcha después de haber descansado convenientemente. Paco tenía un teléfono o un aparatillo similar con navegador a pie e información de cómo llegar hasta Estrasburgo centro, “La Isla” dicen los franceses. Desde una rotonda cercana se coge un autobús , (no recuerdo el número) que nos deja en una plaza desde la que hay que llegar caminando aún un buen trecho.
Era para nosotros una agradable novedad caminar por una ciudad nueva en compañía y todo el trayecto fuimos charloteando e intercambiando experiencias de las vacaciones , de esto y de lo otro animadamente.




Desde lejos, la majestuosa torre gótica nos orienta sin posibilidad de pérdida. Los barrios alejados del centro no difieren de ninguna otra ciudad moderna con edificaciones de poca altura. Nos sorprendió y comentamos al paso cuando vimos un cementerio en medio de los barrios residenciales, detalle este que ya tenemos observado en otras ciudades europeas. Los cementerios a menudo están ubicados en pleno centro sin vallas y a la vista del viandante y junto a las residencias familiares. Imposible imaginarse una situación así en España o en general en los países latinos.


La casa Kammerzell


Como he dicho, orientándonos por la torre de la catedral de Notre-Dame, fuimos entrando al casco histórico. Una mañana de sábado soleada del mes de julio con mucha animación. Fuimos accediendo hacia la plaza de la catedral a través de las calles típicas de la Alsacia francesa, el ambiente y el entorno casi no difiere nada de ciudades alemanas, no en vano, sabida es la historia tan interelaccionada que existe de esta región con Alemania.




Al llegar a la plaza, nos hacemos unas fotos juntos de recuerdo ante esta imponente obra del gótico tardío, Patrimonio Unesco de la Humanidad en 1988. Para su construcción, combinaron los estilos de obras como las de Sens, una de las primeras del gótico, Chartres, Notre-Dame de París, Notre-Dame de Reims y otras de Suabia y Bohemia.


Parece una imagen repetida pero nunca dejamos de admirar estas construcciones tan tremendas, es mas, cuanto mas vamos visitando catedrales góticas por aquí y por allá, mas nos atraen y mas admiración vamos acumulando ante las características especiales de cada una de estas magníficas obras.




En este punto nos separamos de nuestros amigos en la visita de Estrasburgo ya que ellos tenían previsto visitar primero una excelente pastelería que conocían y nosotros queríamos entretenernos haciendo fotos y una ruta mas general de la ciudad. Quedamos en encontrarnos nuevamente ya de regreso en las autocaravanas.




Empezamos por esta suntuosa plaza dominada por la extraordinaria catedral, buscando este o aquél encuadre como siempre, los ángulos que nos parecen mas fotogenicos, es como llevarse a casa trocitos maravillosos para poderlos disfrutar una y otra vez cada cierto tiempo. En esta misma plaza hay otras construcciones civiles que no se quedan a la zaga de la catedral.

.
.
 Sobresale poderosamente un edificio cuya forma y fachada es absolutamente original y preciosa, se trata de la Maison Kammerzell, edificio medieval de estilo gótico construida en 1427, su fachada de madera que con tres plantas tiene 75 ventanas rodeadas de esculturas sacras y profanas. En su origen fueron viviendas individuales, hoy en día es un Hotel-Restaurante. Su interior esta identificado con el Renacimiento alemán, no nos extrañó que en todas las guías la denominan la casa mas bella de Estrasburgo.




Continuamos callejeando, casi sin rumbo fijo, por los aledaños del casco viejo respirando el ambiente festivo del día. No localizamos ninguna oficina de turismo. Las cúpulas de varias iglesias nos iban guiando por los alrededores hasta que siguiendo el curso del río, dimos con una zona de las mas bonitas, típicas y coquetas de Estrasburgo, “La Petite France” el antiguo núcleo popular de la ciudad que han cuidado y conservado con verdadero esmero. Sus casas con entramado de madera de época medieval y sus calles y rincones acogedores con floridas macetas colgando de sus balcones.



Columna de Los Ángeles 
Varios canales navegables la recorren con puentes levadizos y esclusas para que la navegación fluvial transite entre las angostas callejuelas. Un recorrido precioso que no se puede obviar de ninguna manera en una visita a esta ciudad fronteriza.
Un largo y a la vez tranquilo paseo palpando el transcurrir de la vida en esta parte de Francia, nos lleva nuevamente a las cercanías de la catedral siempre presente, cruzamos una plaza con la estatua de Gutemberg y menciones continuas a su obra transcendental para la humanidad. donde no podían faltar puestecitos callejeros llenos de libros de segunda mano.





Decidimos que era el momento de visitar el interior de la catedral, pero inevitablemente pasamos otro largo rato delante del magnifico e impresionante frontispicio, atrapados ante su belleza como si fuese la primera vez que lo veíamos dándole de nuevo al gatillo de la cámara, la luz había cambiado, otra vez irresistible.
La catedral por dentro es imponente, estaba llena de turistas con sus guías correspondientes, pero su tamaño conseguía minimizar las aglomeraciones que se agolpaban sobretodo frente a un grandísimo reloj el cual a cada hora ponía en marcha un esqueleto que golpeaba sonoramente con un martillo un objeto redondo, un gallo canta tres veces y los apóstoles giran en redondo, bueno todo un ir  y venir de figuras y flases intentando esquivar la cabeza del de delante para que no saliese en la foto; ardua tarea. En el mismo lado del crucero hay una columna que llama la atención inmediatamente formada por figuras, se la conoce como la columna de los ángeles y tampoco pasa inadvertido el precioso púlpito.
El rosetón de la entrada que desde fuera nos deja atónitos, visto al tamizar la luz desde el interior es sobrecogedor, ademas hay muchísimos vitrales a cada cual mas bonito.
Aprovechando los bancos, descansamos y nos relajamos en ese ambiente inigualable antes de emprender el camino de regreso.



Teníamos que coger el autobús que pasaba por donde estaba el área pero en ese momento nos dimos cuenta de que con la animada charleta que traíamos por la mañana con nuestros nuevos amigos, no habíamos prestado atención de por dónde nos había guiado el navegador de Paco y ahora nos encontrábamos bastante perdidos.


En la iglesia de San Pedro: Órgano que utilizó Mozart 
Por pura intuición nos encaminamos hacia donde pensábamos que se encontraba la parada del autobús, lo que nos costó una buena caminata sin la seguridad de ir bien encaminados, preguntando y preguntando sin saber el idioma ¡Como se espabila uno en una situación semejante! Parecía una tontería pero nos encontramos con un problemilla, perdidos en una gran ciudad y bastante cansados que era lo peor. La única referencia del área es que se encontraba junto al puente que cruza hasta Khel y en un parque que pertenece a un club y escuela de hípica.

El Rhin y el puente peatonal que une Francia con Khell en Alemania.


¡Parecíamos nuevos, que pardillos! Nos confiamos y no tomamos, ni las referencias mínimas para encontrar el camino de vuelta. Nos costó caminar mucho y preguntar muchísimo mas echando mano a los recursos que todos sabemos, la mímica funciona, “Club de caballos”, “puente sobre el río hasta Khel” También nos habíamos dejado nuestro “manual de aleman para salir del apuro” en Madrid, allí tranquilito, que en este caso nos habría servido puesto que estamos prácticamente en la linea que separa Francia de Alemania y alguien encontraríamos. Conseguíamos hacernos entender pero claro, las indicaciones que recibíamos era harina de otro costal, solo entendíamos la orientación hacia donde apuntaba con la mano la persona a quien preguntábamos; pero al final viendo manos y manos indicándonos, lo conseguimos y cambiamos la sensación de inutilidad por otra de cierta complacencia hacia nosotros mismos. Otra experiencia mas.


Después de descansar con una pequeña siestecita, a disfrutar de los alrededores del área que eran muy bonitos. El área está en un amplísimo parque muy bien cuidado junto al Rhin donde el sol de media tarde y la poca gente que pasea a estas horas invita a relajarse. Junto al puente aparecen pequeños monumentos dedicados a las víctimas de la segunda guerra mundial, recordando inevitablemente y una vez mas las trágicas secuelas que aquellos terribles acontecimientos dejaron por toda Europa.
Casi de noche regresaron nuestros amigos y mantuvimos una animada tertulia. Paco y Mª Carmen son incansables y veteranos viajeros que nos recomendaron unos cuantos sitios interesantes.

SIGUIENTE ENTRADA.......EL REGRESO A CASA


Si te ha gustado esta entrada y la información que incluimos te ha sido útil..... agradecería tu g +1
recomienda este blog en google.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...