ACOMPÁÑANOS EN NUESTROS VIAJES

3 may. 2011

Ciudad Real: VILLANUEVA DE LOS INFANTES.

SIERRA DE ALCARAZ, SEGURA Y CAMPOS DE MONTIEL. (4)
Semana Santa: Sábado 23 abril 2011


Salimos de Alcaraz y ponemos rumbo hacia Villanueva de los Infantes. 



  El campo está esplendoroso con mil tonos de verde roto con violencia por el rojo intenso de la tierra. Tenemos la gran suerte de disfrutar de  un día con claros y nubes que  realzan la belleza de estas llanuras, ideales para conseguir de cualquier espacio unas fotografías bastante  agradecidas.
  Necesariamente el domingo teníamos que pasar por Valdepeñas a recoger a nuestro hijo antes de regresar a Madrid (gajes del oficio de padres) por lo tanto, era casi obligado para nosotros hacer una visita con detenimiento a Villanueva de los Infantes que pilla de paso; además el año pasado hicimos una muy breve parada solo a  pernoctar y nos quedamos con las ganas de conocer esta noble villa con mas detenimiento. 


  Hoy en día desde luego los molinos no son exclusivos de la tierra de Don Quijote, pero al encontrarnos en estos parajes no podemos dejar de imaginar la gran batalla que tendría que lidiar el caballero con semejantes gigantes. Quizá pensaría que son gigantes extraterrestres.


  Cuando se entra en Villanueva de los Infantes, a primera vista parece un pueblo mas, típico de la Mancha. Fuimos directamente a la misma calle donde pernoctamos el año pasado puesto que estuvimos perfectamente, amplia, sin ningún problema y muy tranquilos. Es una calle sí, pero el tráfico es escaso una vez que cae la noche, no molesta en absoluto. C/ Mencheros, cerca del cruce con la C/ D. Tomás el Médico.  N38º44’20” W 03º00’47”


  Iniciamos nuestra andadura con pasos perdidos por  calles amplias, rectas y llanas. Sus casas generalmente blancas de poca altura como suelen ser en muchos pueblos manchegos, algunas de ellas con zócalos amarillos y aunque es cierto que por la que caminábamos vimos alguna casa con un bonito pórtico, no parecía que hubiera mucho mas que llamase  la atención de un modo especial  ¡Hay que ver lo que hace no estar muy viajados ni fuertes en historia!. Llegamos a la gran plaza y aquí la cosa cambia sustancialmente. Nos encaminamos a la Oficina de Turismo que es donde uno abre los ojos   en cualquier ciudad que no conoce.  Como casi siempre, estas oficinas suelen estar  en la Plaza Mayor; nos ofrecieron una amplisima información de Infantes, como lo llaman los lugareños, Como digo,  es grande ¿que digo grande? muy grande, de forma rectangular y rodeada de importantes edificios. La iglesia de San Andrés, manierista, construida en el siglo XVI sobre una antigua ermita. San Andres,  sobresale  significativamente  en envergadura del resto de edificaciones. Una torre estilo herreriano,  dividida  en cuatro cuerpos y  rematada por un capitel de pizarra. Una gran portada clasicista, se enmarca por un arco de medio punto, dobles columnas dóricas sobre plinto soportan el entablamento que sirve de base a su vez a un templete de columnas jónicas y frontón partido con el escudo de los Austrias y la figura de San Andres con la cruz aspada.  La iglesia posee  dos portadas laterales mas, también de estilo plateresco.

  
  En esta iglesia de San Andres reposan los restos de D. Francisco de Quevedo,  están en una cripta y no es necesario bajar escalones porque está iluminada y cubierta por un grueso cristal, se puede ver desde la misma nave lateral de la iglesia; lo malo es que en cuanto nos disponíamos a verla y si podíamos hacerle una foto, apagaron las luces y nos dejaron a oscuras. Mala suerte, otra vez será.


Frontispicio de San Andrés, se fecha en 1612.
Portada lateral de la Iglesia de San Andrés. 
La tercera de las portadas de la Iglesia de San Andrés.

La Iglesia de San Andrés.


El Hospital de Santiago, el Convento de Santo Domingo el edificio del Ayuntamiento, casonas blasonadas, galería porticada , amplias balaustradas de madera sustentadas por zapatas, y soportales con arcos de medio punto rodean esta preciosa plaza que está declarada Conjunto Histórico Artístico. 


.

.
  Villanueva de los Infantes está repleta de historia y de palacetes, tiempo atrás vivieron muchísimas familias nobles, ilustres e influyentes y personajes importantes, que han ido dejando su impronta a lo largo de los siglos. Escudos heráldicos profusamente labrados en la piedra rojiza de sus dinteles, arcos sobre las puertas de madera trabajadas como verdaderas obras de arte, balcones y ventanas con espectaculares trabajos de forja rivalizando unas mansiones y otras.  

  Es un placer descubrir la identidad notable de Villanueva de los Infantes, que posee uno de los centros urbanos más singulares de todos los pueblos manchegos.

La torre de S. Andrés , construida en 1683
 por Juan Ruiz Hurtado. 

Casa de el Caballero del Verde Gabán


  La Casa del Caballero del Verde Gabán que perteneció a D. Diego de Miranda, es la casa que, según la tradición, aparece descrita por Miguel de Cervantes en el capítulo XVIII de la segunda parte de El Quijote


Aquí el trocito del Quijote


....La portada es adintelada, con ménsulas sobre las jambas y enmarcada por columnas asdosadas que soportan un entablamento completo. Fue casa de la Compañía de Jesús, como atestigua la cruz existente sobre su puerta. Su situación, casi en esquina, permite el desarrollo de un balcón angular, que se cubre con un alero de madera con canecillos de perfil partido.En su interior, un bello patio al estilo castellano, con pórticos sobre columnas toscanas con zapatas y galerías superiores con pies derechos, zapatas y balaustradas. No falta el típico pozo y la entrada a la cueva.

.



  Aunque se trata de construcciones civiles, en muchas de ellas existen pequeños carteles informativos colocados por el Ayuntamiento, recordando las reseñas históricas relativas a cada lugar, se consigue así a poco que se despejen las calles de viandantes, imaginar que en cualquier momento aparecerá al doblar una esquina el “Caballero del Verde Gabán” o a lo mejor con un poco de suerte, el mismísimo Francisco de Quevedo, mascullando entre dientes, lo mal que están las cosas en éste país. 
  Despertamos de nuestra momentánea ensoñación cuando nos cruzamos con algún vehículo o algún grupo de visitantes que deambulan por la calle Cervantes en busca o saliendo de la multitud de locales gastronómicos que proliferan cercanos a la Plaza Mayor. A estas horas, la rica gastronomía manchega impregna las callejuelas medievales de sus peculiares olores recordando a nuestros estómagos que tenemos mesa reservada en el mejor restaurante :  "Restaurante La Milonguera”, el mejor  allá donde nos encontremos ;-)






  Una buena comida, un ligero descanso escribiendo y leyendo un poco y de nuevo a las calles. Avanzada la tarde, se anima el pueblo con una notable afluencia de forasteros.

  La Alhóndiga, está ubicada en pleno casco antiguo de la localidad. Se construyó como pósito y Casa de Contratación que canalizaba la intensa actividad comercial. En Castilla se establecieron por convenios de los vecinos de algunos pueblos o a fundaciones particulares de personas caritativas, entre las que sobresalió el cardenal Cisneros que fundó a sus expensas los pósitos de Toledo, Alcalá de Henares y algunos otros). Desde mediados del siglo XVI hasta que en 1719 se transformó en cárcel. En la actualidad alberga la Casa de Cultura con salón de actos, patio para exposiciones. 


El Convento de Santo Domingo. En una de sus celdas murió Francisco de Quevedo. Falleció el 8 de septiembre de 1645, donde, según dijo en su testamento, deseaba ser enterrado, aunque esta voluntad no llegó a cumplirse, puesto que fue inhumado en la cripta que la familia Bustos poseía en el templo infanteño (hoy capilla de la Virgen de la Soledad).Los restos que había en esta cripta fueron trasladados casi un siglo después a la de la Iglesia de San Andrés Apóstol, que permaneció oculta hasta 1955, cuando se descubrió en unas excavaciones de la Sala Capitular del templo. Actualmente la dependencias donde murió Quevedo están ocupadas por la Hostería Real. Merece la pena detenerse a ver el claustro de ladrillo mudéjar donde, desde 1981, se viene celebrando el Festival Internacional de Poesía, organizado por la Orden Literaria Francisco de Quevedo.
Publicado por la Agencia EFE 19.05.2007:
Los restos de Quevedo vuelven a la cripta de la Iglesia parroquial de San Andrés Apóstol en Villanueva de los Infantes.

  Los restos de Francisco de Quevedo fueron depositados durante la noche de este viernes en la capilla de la Virgen de la Soledad de la iglesia parroquial de San Andrés Apóstol, de la localidad de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real), en la cripta en la que originariamente fue enterrado en 1645. Los restos del insigne escritor del Siglo de Oro fueron depositados en una urna de forja junto al estudio de identificación realizado por un equipo de la Escuela de Medicina Legal de la Universidad Complutense de Madrid, varias monedas de curso legal y un acta de depósito firmada por el Consistorio infanteño, la Iglesia y el notario de la localidad manchega.
  El fémur derecho de Francisco de Quevedo, que mostraba la cojera del literato, sirvió de indicio para identificar los huesos del autor de "El buscón", que se encontraban entre otros restos humanos en la parroquia de San Andrés, según José Antonio Sánchez, el director del equipo de la Universidad Complutense de Madrid, que recuperó e identificó los restos del escritor.
  Los huesos de Quevedo se encontraban en la cripta de Santo Tomás de Villanueva en la citada iglesia, junto a los de animales, niños pequeños, jóvenes y ancianos, lo que obligó a hacer varias discriminaciones hasta quedarse con un grupo de restos que cumplían con el perfil del escritor, fallecido a los 65 años.
  En total, se pudieron recuperar diez fragmentos del esqueleto, algunas vértebras, los dos fémures y una clavícula, aunque, del cráneo, "no se sabe nada", ya que es una de las partes más frágiles y que antes se deterioran, añadió Sánchez.




   La Semana Santa y sus procesiones también son muy reseñábles, pero este año como parece que manda la tradición, la lluvia ha impedido “sacar” las imágenes tradicionales y se oyen conversaciones de los lugareños lamentando estoicamente esta contrariedad. Esta circunstancia también nos impide visitar por dentro algunas iglesias a excepción de la de San Andres, en la Plaza Mayor. En la de La Trinidad, situada  en la plaza de igual nombre, nos impiden el paso y nos explican que tienen que recoger todo el procesionario que no han podido utilizar al haberse suspendido la procesión. Otra vez seráaaa


.



  No  resulta para nosotros una gran contrariedad porque seguir caminando por estas calles cuando se enciende el alumbrado transforma completamente las sensaciones. Ahora sí parece que nos encontramos en el siglo XVII caminando por adoquines, doblando algunas esquinas estrechas poco iluminadas y esperando que aparezca cualquier personaje con capa, sobrero de ala ancha ocultando su rostro y espada al cinto, presto a batirse con el primero que se le encare....



.
La Casa de Rebuelta, levantada en el siglo XVI,
 es un palacio ubicado en la calle más monumental de 
la localidad.Cuenta con un pórtico de columnas
 pseudo-jónicas, renacentista.Se ajusta más a las
 casas agrícolas de la zona, porque además de los 
corrales posee una bodega de varios pisos.


Puerta de La Casa de Rebuelta
  Aterrizamos de nuestro paseo imaginario en el siglo XXI cuando nos cruzamos con los habituales grupitos de adolescentes clónicos con la gorra “ladeá” y los pantalones barriendo el suelo, que en lugar de floretes al cinto llevan bolsas de plástico cargadas de litronas. 

  La fachada de la Casa del Arco, construida a mediados del XVII, es una de las de mayor belleza arquitectónica de la ciudad. Inscrita en una honda cimbra nos recuerda a la fachada de la Iglesia parroquial.Perteneció a Juan Ortega Montañés, arzobispo y virrey de México, pariente de Santo Tomás de Villanueva. En la actualidad es privada y no se puede visitar.


De lo que fue la antigua Casa de La Inquisición, levantada en el siglo XVI, sólo se conserva actualmente el exterior, que posee la portada adintelada con escudo del Santo Oficio: la cruz, la calavera y las tibias cruzadas.



Escudo del Santo Oficio  "INQUISICIÓN"










    



.







  Llegamos donde teníamos aparcada la autocaravana con ganas de descansar. Nos tenemos que poner un poco en forma, últimamente no hemos hecho suficiente ejercicio y esto hace que nos cansemos antes de tiempo.
Después de una cena ligera y una ducha nos metemos en la cama, mañana hay que madrugar para recoger a Raúl y afrontar con ánimo y descansados  el regreso a Madrid en fechas de operación retorno Semana Santa.
  El lugar está  tranquilo y el sueño pronto nos vence.


En todo Villanueva han tenido el buen criterio de mantener las antiguas
 puertas carreteras así tal cual, son preciosas, tienen vida propia.  
  No sabemos que tiempo ha pasado, dos minutos o dos horas cuando unas voces que pasaban nos despiertan. Nada importante, unos jóvenes que llevan  su animada charla con los decibelios  altos, media vuelta y a dormir. Tampoco sabemos calcular el tiempo transcurrido cuando otro grupo vuelve a despertarnos....¡eeea que le vamos a hacer! ......pero poco a poco aquello se iba incrementando hasta que un “tachún tachún” estalló de repente. Nos asomamos y no se veía nada de nada , la calle estaba desierta, pero las voces y la música sonaban allí mismo en nuestras orejas, así que la deducción caía por su propio peso ,  la fiesta tenía lugar en algún gran patio cercano, muy numerosos en La Mancha, de esos que antes se utilizaban para guardar los carros y  utensilios de labranza. El sitio donde la otra ocasión en que estuvimos en Villanueva de los Infantes  habíamos dormido estupendamente estaba de celebración. Bueno por lo menos estos jóvenes y sobretodo sus padres tienen la tranquilidad de que no tienen que subirse a un coche para regresar a sus casas de madrugada.

  Así que medio atontados por el sueño, recogimos lo poco que había que recoger y tomamos rumbo desconocido hacia  el primer lugar que encontrásemos mas adecuado. Enseguida dimos con otro sitio justo al lado del cuartel de la Guardia Civil, y a fin de cuentas  tampoco es demasiado grave, estaréis de acuerdo con nosotros en que sería maravilloso poder hacer lo mismo en el caso  de tener  la mala suerte de topar con unos vecinos ruidosos en casa, o como por ejemplo en este caso, los dueños de las casas de esta calle si éste fuese el habitual lugar de botellón. ¡Pobrecillos! ¡que no darían por ponerle cuatro ruedas a sus casas y poder huir de la quema como hemos hecho nosotros!.


AYNA
ALCARAZ
NACIMIENTO DEL RÍO MUNDO
SIERRA DE CAZORLA


Si te ha gustado esta entrada y la información que incluimos te ha sido útil..... agradecería tu g +1
recomienda este blog en google.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...