ACOMPÁÑANOS EN NUESTROS VIAJES

10 abr. 2011

Cáceres: MONFRAGÜE Y TRUJILLO


9 de enero 2010


  Con mucho mono en el cuerpo por viajar, después de un mes largo sin salir, con las Navidades entre medias, por fin buscamos un fin de semana sin compromisos a principios de Enero y nos ponemos en marcha. Queremos visitar el parque natural de Monfragüe en Cáceres y después Trujillo que no queda muy alejado.

  Se nos hace de noche al ir a recoger la autocaravana en el parking donde entonces la guardábamos que se encontraba al aire libre. Hacía un frio espantoso y tuvimos que quitar la nieve de los cristales delanteros antes de arrancar y con esas premisas nos ponemos en marcha dirección Extremadura.

  Durante los primeros kilómetros no podíamos entrar en calor a pesar de la calefacción del vehículo y hasta parecía que el gélido viento entraba por todas partes no consiguiendo templar el amplio habitáculo de la autocaravana. Sin mas contratiempo que el intenso frio cenamos y pasamos la noche en una gasolinera.




  Amanece un día claro, sin una nube, producto del ligero viento que no ha dejado de soplar en toda la noche. Al intentar poner la calefacción antes del desayuno nos percatamos de que nos hemos quedado sin baterias. Mas de un mes al aire libre, sin sol, nevando y con temperaturas bajo cero, ha debido de ser  demasiado para ellas. Menuda gracia. Sin calefacción, sin agua caliente. No hay mas remedio que arrancar el coche y templar el ambiente con el motor en marcha. Así desayunamos y rápidamente nos ponemos a circular a traves de las solitarias carreteras entre pastizales y alcornoques. Era muy temprano, el   sol poco a poco iba adueñándose de la mañana. 



   Desde la autovía A5 y después de pasar Navalmoral de la Mata se coge el desvío por la EX-108, autovía autonómica, hasta pasar Malpartida de Plasencia donde está el desvío hacia el Parque Natural que se recorre por la EX-208, aquí ya convertida en una carretera comarcal bastante mas estrecha. No obstante no hay perdida posible porque desde la A5 el parque está perfecta y profusamente señalizado.
El parque se recorre de Norte a Sur por una única carretera sin posibilidad de perderse los paisajes extraordinarios que guarda este rincón de Extremadura, afortunadamente tan bien conservado.


EL BUITRE LEONADO


  Es una de las mayores rapaces que puede encontrarse en la Península Ibérica, superando en envergadura (hasta 260 cm.) incluso al águila imperial ibérica. En la base del cuello se encuentran una serie de largas plumas blancas y leonadas, a modo de gorguera. En el dorso, parte anterior de las alas y vientre, el plumaje es de color canela. En el resto del cuerpo el plumaje es pardo oscuro.
  El pico, pardo por arriba y amarillo en los bordes, es ganchudo y arranca largas tiras de carne con facilidad. Las patas son grises y bastante débiles, pues no necesitan capturar presas como las de las águilas y halcones.Buitres Leonados 


  Cuando el día es térmico, al amanecer, suelen verse en los bordes de los acantilados y barrancos orientados al noreste-este, a la espera de que haga el calor suficiente para poder ganar la altura suficiente para rebasar las crestas y las cumbres.

  Durante el mediodía suelen aprovechar las rutas apoyadas en relieves orientados al sur y suroeste, para posteriormente apoyarse cuando el sol declina en las laderas oeste y noroeste, horas en las que se empiezan a producir las ascendencias restitutivas, y aprovechando de las distintas condiciones aerológicas han podido recorrer centenares de kilómetros, y dependiendo de la bonanza aerológica de la jornada pueden sobrevolar el llano o sólo mantenerse sobre los relieves montanos, siendo grandes conocedores no solo del vuelo ascendente sino de las rutas y los vientos apropiados a las distintas alturas para trazar sus recorridos. Al atardecer vuelven a sus refugios, pequeñas repisas situadas preferiblemente bajo un techado de roca y protegidas de los vientos, donde pasan la noche, incuban sus huevos cuando es la época y sacan adelante sus crías.

  En la Península Ibérica es una especie sedentaria que se puede ver todo el año, pero las poblaciones de otros lugares a veces emigran al sur para invernar y vuelven a sus lugares de origen para reproducirse.

  En la  Mitología, fue un animal muy importante en la cualtura celtíbera. Los cadáveres de los caidos se dejaban para su alimento (Así el alma del guerrero acudía ante los dioses del cielo) Es bastante común asociarlo con la deidad solar "Lug"




  Antes de llegar a las riberas del Tajo se transita por los campos típicos extremeños. Dehesas, alcornocales, en un día tan frio de invierno y sin una nube, tal y como nos ha amanecido hoy, el espectáculo es inmejorable. Es una gozada disfrutar de los contraluces y los brillos del sol a esas horas tempranas que todavía alarga las sombras de los arboles; aunque los rincones en sombra siguen con el hielo de la noche.  Lo temprano de la hora evita que haya circulación y viajamos completamente solos.

  Según se va adentrando la carretera por el Parque, a menudo aparecen indicaciones de senderos y rutas para realizar a pié o en bicicleta e indicaciones de la flora y fauna de la zona.


  El alcornoque es uno de los componentes del bosque mediterráneo y demanda climas de inviernos mas suaves y húmedos que la encina, que en gran medida lo sucede conforme se va continentalizando el clima. Una de las razones es que la bellota del alcornoque se produce en los meses de septiembre  hasta enero, cuando las heladas son mucho mas frecuentes.

  El desarrollo del corcho parece ser fruto de la evolución de la especie para la protección contra el fuego, frecuente en este clima de veranos tan secos.
Su interés económico permite la conservación de extensas zonas de monte allá en los países donde habita, así como su desarrollo sostenible. La bellota es usada por una amplia variedad de animales para alimentarse, desde no migratorios hasta invernantes, como las grullas.

  La extracción del corcho se realiza mediante el retiro de la corteza del Alcornoque, donde se encuentra este material. Una vez extraída la corteza, el árbol queda "en descanso", y al cabo de algunos años la corteza se vuelve a extraer; esto se hace principalmente por dos motivos:

Porque la calidad de la corteza al año siguiente no es la misma en comparación a la extraida por "primera" vez y  para evitar un eventual agotamiento de la producción del árbol.





  Predominan tres hábitats principales: el Bosque y matorral mediterráneo, las dehesas, los roquedos y  masas de agua, ríos y embalses.

  En su flora abundan las dehesas con encinas, alcornoques y quejigos; matorrales con jaras, brezos  y madroños. En las zonas rocosas los enebros  y cornicabras. En las zonas de rivera los alisos, almez y en las zonas mas térmicas el acebuche.

  En su Fauna figura como especies mas importantes: El buitre negro, el alcón, águila imperial, la cigüeña negra, buitre leonado, buho real, águila real, águila perdicera, alimoche. 
En tre los mamíferos que atesora el Parque de Monfragüe está el lince, la nútria, el meloncillo y como no, el ciervo.



  Nos detenemos en el pueblo de Villarreal de San Carlos, donde existe un centro de visitantes con toda clase de información sobre el Parque. Aquí ofrecen multitud de folletos y mapas para poder planificar las excursiones que nos apetezcan. Difíciles, fáciles, de todo tipo. Nos dimos cuenta que son amplísimas las posibilidades mas allá de lo que se vé desde la carretera, que no es poco. Para los amantes del senderismo este parque es una meta que no dejará indiferente a nadie.


  Seguimos recorriendo el parque y casi en cada curva, subiendo y bajando, nuevos espectáculos nos van deleitando, la naturaleza se vé expléndida y se adivina la inmensidad del paisaje cuando circulamos por cotas altas. Atravesamos centrales eléctricas, los primeros puentes sobre el río y de repente, el mayor espectáculo de todo  Monfrague y sin duda su imagen mas característica.

MAPA CON TODAS LAS PERNOCTAS ABAJO DEL TODO

  El Salto del Gitano. Un lugar con leyenda. El río que discurre por unos cortados de caliza que caen a pico sobre las remansadas y supongo que gélidas aguas del Tajo. Grandes colonias de buitres leonados anidan allí para disfrute de los visitantes amantes de la Naturaleza. Su cómoda observación desde éste punto es todo un privilegio.

  Con un nombre así dimos por hecho que seguro existiría alguna leyenda de este lugar y acertamos, hay montones de páginas donde hacen referencia a esta leyenda, a nosotros nos parecío una buena versión la que encontramos en  es.paperblog.com


  Cuenta la leyenda que dos comerciantes hicieron noche en un chozo en Villareal de San Carlos, donde actualmente se encuentra ubicado el Centro de Información del parque. Por supuesto fueron encontrados por nuestro protagonista el bandolero gitano que les quitó todas sus pertenencias. Pero en esto, le sorprendía la guardia civil, que justamente fue creada para eso, perseguir el contrabando.

  Evidentemente el gitano era muy listo y no iba dejarse capturar tan fácilmente, así que empezó una persecución por el monte hasta llegar al borde del precipicio. Aquello parecía el fin para el gitano pero tomo carrerilla y dio tal salto que apareció sano y salvo al otro lado cruzando el río. Los guardia civiles se quedaron petrificados por que encima el gitano les tomaba el pelo desde el otro lado.

  Leyenda o no, en el lado de donde se quedaron los guardias civiles, en una parte la roca forma lo que parece una cara con un tricornio y parecer ser que la distancia que separaba las dos partes no era tanta para ser saltada. Así quien sabe si existió ese gitano o fueron cientos que fueron saltando. Cierto o falso, si se visita el parque de Monfragüe este lugar no puede faltar en el itinerario.


  A esta hora ya había algún que otro excursionista armado con toda clase de teleobjetivos enfocando a los que, posiblemente, sean los buitres mas fotografiados de nuestro país. Pero el espectáculo merece la pena. ¡ Lástima de no disponer de un buen equipo fotográfico con teleobjetivo !. Suerte tuvimos del día elegido. A pesar de la bajísima temperatura el sol brillaba con intensidad y la tranquilidad era absoluta. Me imagino que en julio o agosto esto será muy diferente.




  Paseando con el abuelete Rufo, y sus diecisiete años a cuestas. Aún así todavía se enfadaba cuando veíamos algún congénere suyo por aquellos lugares. Genio y figura.


  La carretera transcurre ininterrumpidamente hasta las afueras del parque en dirección a Trujillo y Caceres. Sin darnos cuenta estábamos fuera de él aunque los paisajes no desmerecen en absoluto. La naturaleza extremeña es generosa. Sin prisas ni agobios de ningún tipo nos dejábamos llevar por aquella cómoda carretera hasta que llegamos a Torrejón el Rubio en donde cogimos agua limpia en la estación de servicio que hay en el pueblo.

  Al llegar a un puente que salva el río Tozo nos detuvimos en una área que hay  antes de cruzarlo, pensando en caminar un poco por  el entorno que veíamos en ésa zona. Buen sitio para pararse un buen rato y fotografiar los alrededores. Decidimos comer allí. El ambiente exterior seguía gélido pero en el interior el sol de medio día entraba con fuerza por las grandes claraboyas del techo. Allí se estaba de vicio.



  Ya atardeciendo llegamos a las afueras de Trujillo. Teníamos la referencias para la pernocta de el aparcamiento que hay en la plaza de toros, pero nada más entrar, llegando a la primera rotonda me fijo en 
una zona con varias furgonetas aparcadas y decido detenerme para ver que tal estaba aquello. Resultó un sitio idóneo porque no esta lejos de la Plaza Mayor y además esta rodeado de jardines ofreciendo un aspecto tranquilo. El ruido de la rotonda no molesta y se ve con frecuencia el paso de la guardia civil o los policías municipales.











  No podemos decir mucho de Trujillo, solamente que nos produjo una sensación mágica; cuando llegamos era completamente de noche y afortunadamente, a pesar del intenso frío, decidimos echarle una ligera ojeada nocturna y digo afortunadamente, porque solo fué ese momento el que pudimos disfrutar este bonito pueblo. Habiamos pensado dedicarle todo el día siguiente a visitarlo mas en profundidad.

  Otra noche muy fría, terriblemente fría. Menos mal que ahora sí nos funcionó la calefacción. Después del desayuno y al salir con el cigarrito posterior al café, el radar que aún me queda de mis lejanos años montañeros me alertó instintivamente sobre la nevada que se nos echaba encima. El ambiente gris plomizo y la templanza que reinaba... me preocupó esta posibilidad. Pusimos la radio y nos confirmó los presagios. 

  Tuvimos que salir huyendo de la gran nevada inminente porque no íbamos preparados para este acontecimiento, de hecho allí nos hubiésemos quedado ya que la nieve iba persiguiéndonos literalmente en el camino de vuelta. En cuanto nos deteníamos para poner gasolina o para comer, comenzaba a nevar. Atrás quedaban carreteras cortadas al tráfico por la gran nevada que íbamos dejando detrás de nosotros, nos libramos de milagro. No obstante, en el corto paseo que dimos en la mágica noche de Trujillo, pudimos apreciar su imponente plaza, magníficamente iluminada que nos dejó boquiabiertos. Aquí os dejamos unas pocas fotos que a pesar de no llevar trípode hicimos como pudimos. Desde luego esta fugaz visita, nos dio la certeza que Trujillo merece la pena ser visitada por lo menos un par de días para conocer y apreciar todos los monumentos que posee y por supuesto volveremos con ese fin.


Si te ha gustado esta entrada y la información que incluimos te ha sido útil..... agradecería tu g +1
recomienda este blog en google.


ENLACE A FOTOS DE CÁCERES

1 comentario:

El blog del cachorro dijo...

Magnifico relato de viaje y gracias por tratar tan bien a mi tierra

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...